Todavía recuerdo mi entrevista para trabajar en MasterD Las Palmas. Recuerdo desde los nervios e ilusión que sentía de camino al centro, como hasta el vestido que había seleccionado esa mañana. Tres años después, esa sensación sigue.

Dicen que si te dedicas a lo que te gusta, nunca tendrás que trabajar ¡y qué razón! Siento devoción por esta empresa por muchas razones: la primera por las innovaciones constantes; la segunda por el trabajo en sí, me encanta la docencia y poder ayudar a personas a conseguir sus objetivos es un privilegio que pocos tenemos; y la tercera porque es una empresa en la que el crecimiento personal y profesional es constante e imprescindible. Pude desarrollar ciertas competencias que jamás creí que pudiera manejar y, lo más importante de todo, recibir el apoyo incondicional de todo un equipo ha sido fundamental.

Gracias a todo ello, nuestros alumnos se sienten como en casa y esa confianza que depositan en nosotros como profesionales es vital para su desarrollo y camino. La vida de un estudiante es como una montaña rusa y nosotros siempre estamos ahí, para celebrar o apoyar, pues todos los que formamos MasterD somos creadores de sueños.


Scherezade González, Responsable Docente MasterD Las Palmas

25-06-2018